28 mar 2022

Barbara Radziwill, reina de Polonia


Primeros años
Nació un 6 de diciembre. No sé tiene certeza de su año de nacimiento, aunque se sabe que fue entre 1520 y 1523. Era hija de Jerzy Radziwill, hetman de Lituania, y Bárbara Kolanka, hija del vaivoda de Podolia. La familia Radziwiłł descendía de Kristinas Astikas, un noble lituano mencionado en 1385, al servicio del duque Vytautas. Su hijo, Radvila, fue quien convirtió su nombre de pila en el apellido de la familia.

Bárbara Radziwill tenía dos hermanos mayores: Mikołaj "el Rojo" y Ana. Jerzy Radziwiłł mantuvo conversaciones con magnates lituanos con tal de procurar matrimonios favorables para sus hijas. En un principio, Ana estuvo comprometida con Stanisław Gasztołd, pero este rompió el compromiso, probablemente debido a los rumores de que Ana tenía hijos ilegítimos. En 1536, Jerzy le ofreció la mano de Bárbara y Stanisław aceptó. 

Primer matrimonio
El 18 de mayo de 1537, tuvo lugar el acuerdo matrimonial. Bárbara llegó al castillo de su marido en un carro jalado por 24 caballos. El matrimonio no tuvo éxito, pues en los cincos años que duró, no lograron tener descendencia. Desde ese entonces, se acusaba a Bárbara de tener comportamiento desenfrenado, algo que también se señaló en su madre y su hermana. En un futuro, cuando ya era esposa de Segismundo II, sería llamada "ramera" por el obispo Stanisław Orzechowski. 

Stanisław murió el 18 de diciembre de 1542. Después de la muerte de su esposo, Bárbara a la residencia de su familia, en Vilna. La situación de su herencia era complicada, siendo una viuda sin hijos. El 15 de junio de 1543, Segismundo I transfirió la propiedad de Gasztołd a su hijo Segismundo Augusto.

Romance

Bárbara y Segismundo Augusto se conocieron en octubre de 1543, durante la estancia de este en Lituania. Apenas habían transcurrido cinco meses desde la boda del joven Segismundo con Isabel de Habsburgo. Su viaje pudo haber sido instigado por su madre, la reina Bona de Sforza, con el fin de alejarlo de su esposa. Bona no simpatizaba con los Habsburgo y se opuso al matrimonio. Segismundo tampoco parecía insatisfecho con aquella separación; encontraba poco atractiva a Isabel, una joven tímida que padecía ataques de epilepsia. 


Hasta mediados del año siguiente (23 de julio de 1544), Segismundo estuvo permanentemente en el Gran Ducado de Lituania. En otoño de 1544 se presentó en Vilna en compañía de Isabel, a quien no veía desde hace un año. Se mostró respetuoso con su esposa, pues era consciente de la presencia de agentes de la corte de los Habsburgo. Aun así, circulaban los rumores sobre su amorío con Bárbara.

El amor de Bárbara Radziwill y Segismundo Augusto se caracterizó por una gran pasión. Después de todo, ambos tenían un temperamento sexual. Aunque las habladurías sobre Bárbara podrían ser exageradas (se le adjudicaban 36 amantes), se trataba de una mujer con una vida erótica exuberante. Era un secreto a voces que Segismundo la visitaba a través de pasadizo que conectaba con la casa de los Radziwiłł, o bien, se encontraba con ella en el pabellón de caza.

En junio de 1545, Isabel murió debido a sus ataques epilépticos. Tras la muerte de Isabel, Bárbara y Segismundo se reunieron con más frecuencia. A lo largo de la segunda mitad de 1545 y durante todo el año siguiente, acudían juntos a fiestas y cacerías. 

¿Cómo era Barbara Radziwill?
Bárbara era alta para su época (160 cm), de cuerpo esbelto y bien formado. Rostro ovalado, tez clara y grandes ojos oscuros. Incluso sus detractores reconocieron que era una mujer hermosa. Le encantaba la moda y las joyas, especialmente las perlas. En 1914, se descubrió correspondencia de la reina Isabel I, en el Museo Británico de Londres, en la que instruye a sus agentes en Polonia para que le compraran las perlas de la reina Bárbara. Daba gran importancia a su apariencia personal. Utilizaba blanqueadoras faciales, resaltaba sus cejas y pómulos con cosméticos y cuidaba su cabello.

Tenía una personalidad espontánea, franca y afectuosa. Las cartas que se conservan de ella demuestran que le importaba más el amor de Segismundo que la corona; no soportaba estar separada de su amado. Intentó introducir costumbres más relajadas en la corte. Curiosamente, era muy distinta a la madre de su esposo, pues Bona era dominante e intervenía en la política. En cambio, Bárbara era dócil y se mantuvo alejada de los asuntos de Estado. 

Matrimonio

Se ha especulado que Segismundo Augusto se vio forzado a casarse con Bárbara. Según la Crónica de Lituania, de fuente anónima, durante una cita secreta, los amantes fueron descubiertos por el hermano y el primo de Bárbara, Mikołaj "el Rojo" y Mikołaj "el Negro", quienes de inmediato llamaron a un sacerdote para que los casará. Es poco probable que el joven Segismundo cediera a algún tipo de presión. Además, considerando todo el esfuerzo que realizó para el reconocimiento de dicho matrimonio, es difícil creer que hubiese sido obligado. 

Aunque, hay una circunstancia que pudo haber impulsado aquella boda en secreto: un posible embarazo. Cuando el primo de Bárbara, Mikołaj, fue enviado a Polonia para informar a los reyes sobre la boda, Segismundo le indicó que debía señalar 1545 como la fecha del matrimonio, no agosto de 1547. De esta forma, en caso de dar a luz a un niño, su legitimidad quedaría a salvo.

Como era de esperar, Segismundo I y Bona desaprobaron la unión. Además de que la joven no pertenecía a una familia real, los rumores sobre su conducta resonaban en la corte polaca. Otro aspecto preocupante es que Bárbara no había logrado concebir durante los cinco años de su primer matrimonio y la fertilidad era fundamental para una consorte real. El mismo Segismundo Augusto tuvo que viajar a Polonia e informar sobre su decisión. Bárbara fue enviada a una finca de su familia, donde estaría bajo el cuidado de su madre. Durante el viaje, tuvo un aborto.


Reina de Polonia

Durante un Sejm, celebrado entre diciembre de ese año y febrero de 1548, el joven Segismundo tuvo que enfrentarse a sus padres y a la nobleza polaca. La reina Bona fue una firme opositora; estaba convencida de que ese matrimonio debilitaría la posición de la dinastía. Desconfiaba de los Radziwiłłs, quienes apoyaban la separación de Lituania del reino de Polonia. Segismundo I murió en abril de 1548.

Aunque Segismundo Augusto optó por no mantener informada a Bárbara sobre la oposición que se había desatado tras la noticia de su boda, ella estaba depresiva, condición que pudo estar asociada a su aborto. Su esposo le enviaba cisnes, entre otros obsequios costosos. Bárbara tuvo otro embarazo durante la primavera de 1548 que también culminó en aborto. Después de una separación de cinco meses, la pareja se reunió en octubre de 1548.

Se desató una histeria ante el matrimonio del ahora rey de Polonia. Le pidieron que dejará de lado esa unión nociva, convencidos de que era deber del rey renunciar a sus deseos personales. Incluso hubo senadores que caían de rodillas ante el rey, rogándole que cumpliera con sus demandas. La nobleza estaba dispuesta a contribuir con impuestos para la manutención de Bárbara, con tal de que se mantuviera lejos del monarca. La mayoría apoyaba la anulación del matrimonio. Segismundo se mantuvo firme en su decisión y amenazó con la abdicación, considerando que el matrimonio con Bárbara era más valioso que el trono de Polonia.

El 13 de febrero de 1549, Bárbara acompañó a su esposo a Wawel. La reina Bona, reconociendo su derrota, se alejó de la corte con sus hijas. Al año siguiente, el 7 de diciembre, Bárbara fue coronada en Cracovia, a manos del arzobispo de Gniezno. Su predecesora, Isabel de Habsburgo, sabía que no debía mostrar debilidad corporal durante el rito. El gran peso de las insignias reales era un tema delicado, ya que las reinas debían participar en la misa posterior a su coronación. Pero Bárbara, además, ya estaba muy enferma.


Una vez que entraban a la catedral de Wawel, las reinas polacas se sentaban junto con sus maridos en el estrado. Mientras se cantaba Gloria in excelsis Deo, el rey y la reina se acercaban al altar, donde el arzobispo los casaba; después, la pareja regresaba a sus asientos. La única excepción a esta regla en el siglo XVI fue Bárbara Radzwiłł, quien ya estaba casada con el rey. Fue ungida por el arzobispo en la cabeza, pecho y hombro.

Como ya se ha mencionado, era una mujer relajada y su esposo parecía aceptar eso; no le exigió que se adaptará al ceremonial cortesano. A pesar de que se esperaba que una consorte real se mantuviera alejada de sus familiares, la reina Bárbara mantuvo cerca a los suyos y el mismo Segismundo le proporcionaba la compañía de algún pariente. Ansiosa por cumplir con las esperanzas del rey, Bárbara se sometió a tratamientos para la infertilidad.


Muerte

Bárbara ya presentaba dolencias en las semanas previas a su coronación. Jadwiga Mandera y Aniela Tajner señalan la dificultad con la que Bárbara soportó el largo rito, pues presentaba hinchazón en las piernas. Según palabras del mismo rey, presentaba "una enorme úlcera en la vagina". 

Al enterarse de la enfermedad de Bárbara, Bona intentó reparar la relación con su hijo y reconoció a su nuera como reina, pero este gesto no fue de mucha ayuda. Segismundo estuvo dedicado a su esposa moribunda y no se separó de ella, a pesar del mal olor que desprendía. La reina murió el 8 de mayo de 1551.


La muerte de Bárbara fue prematura e inesperada, probablemente debido a cáncer. En la época hubo otras conjeturas; una posible enfermedad venérea, envenenamiento por parte de la reina Bona o incluso el uso de tratamientos para la infertilidad. Segismundo cumplió con la última voluntad de su amada esposa de transportar el ataúd a Vilna. Fue enterrada con un vestido de raso negro, una corona y un cetro. En una de las placas del ataúd, Segismundo ordenó colocar la siguiente inscripción: "Murió prematuramente, pero si hubiera sido en su vejez, Augusto habría dicho que había muerto prematuramente".


Segismundo Augusto se casó dos años después con la hermana de su primera esposa, Catalina de Habsburgo, pero seguía desconsolado por la muerte de su amada Bárbara. Segismundo recurrió a la alquimia y al conocimiento popular de la época. Cracovia, donde el rey pasaría la mayor parte del tiempo, era un importante centro de ciencia oculta. Este caso fue descrito varias décadas después por el médico real de la familia Vasa, Joachim Possel; afirmó que Segismundo estaba tan enamorado de Bárbara que "una vez que ella se fue, se esforzó por volver a verla". Para ello, contrató a "expertos en nigromancia", a los que prometió una gran recompensa por convocar al fantasma de Bárbara. No sorprende que uno de los hombres deseosos de cumplir el deseo del rey fuera el propio Twardowski. Lo más probable es que la sesión tuviera lugar en la noche del 7 de enero de 1569, en el castillo de Varsovia, y organizada por los funcionarios Mikołaj y Jerzy Mniszech. Obviamente, todo el esfuerzo fue una trampa, cuyo propósito era obtener tanto dinero como fuera posible del monarca.


Para el "hechizo", se utilizó a una chica que vivía en un monasterio, hija del comerciante Jan Giza. Tenía un parecido sorprendente con la difunta reina Bárbara, e incluso tenían el mismo nombre. Se decía que el fantasma de la reina saldría de un espejo que Twardowski trajo consigo. Según el informe realizo por el médico de los Vasa: "Twardowski logró convencer al rey de que se quedara quieto en la silla y permaneciera en completo silencio; de haberlo hecho de otra manera, su vida y su alma habrían estado en peligro. Una vez que ella [la aparición] apareció, se desarrolló una escena lamentable y trágica. El rey se habría arrojado a su pecho, deseando un dulce abrazo, si no hubiera sido por Twardowski, quien arrastró al rey y lo retuvo en su silla hasta que el fantasma desapareció". Esa fue la única sesión. Sin embargo, Bárbara Giza se convirtió en amante real y dio a luz a una presunta hija del monarca, Bárbara Woroniecka. El espejo utilizado en la sesión se ha conservado hasta la actualidad y puede encontrarse en la basílica de Węgrów.

La historia de Bárbara y Segismundo II es proyectada en la ficción polaca del siglo XIX como una tragedia romántica con fuertes connotaciones patrióticas, en la que Bona de Sforza representa el mal extranjero.


Fuentes:
Fesser Dominika. (2015). Współczesna legenda Barbary Radziwiłłówny W: M. Jarczykowa, B. Mazurkowa, S. Dąbrowski (red.), “Świat bliski i świat daleki w staropolskich przestrzeniach” (s. 267-284). Katowice: Wydawnictwo Uniwersytetu Śląskiego, disponible: https://core.ac.uk/download/pdf/197743948.pdf

Odrzywolska-Kidawa, Anna (2020) "Nieprzyzwoite małżeństwo" Zygmunta Augusta i Barbary Radziwiłłówny w opinii im współczesnych, disponible: https://www.researchgate.net/publication/347514176_Nieprzyzwoite_malzenstwo_Zygmunta_Augusta_i_Barbary_Radziwillowny_w_opinii_im_wspolczesnych

Skrzypietz, Aleksandra (2021) Queens Within Networks of Family and Court Connections, disponible: https://books.google.es/books?id=4ZpOEAAAQBAJ&lpg=PP1&hl=es&pg=PP1#v=onepage&q&f=false

Teler, Marek (2015) "Zanim Barbara Radziwiłłówna poznała Zygmunta", disponible: https://histmag.org/zanim-barbara-radziwillowna-poznala-zygmunta-12352

Kijewska, Kinga (2021) Castles Legends: Castles in Poland, disponible: https://books.google.com.mx/books?id=svo1EAAAQBAJ&lpg=PP1&pg=PP1#v=onepage&q&f=false

Kosior, K. (2017). Becoming a Queen in Early Modern Europe. Disponible: https://www.semanticscholar.org/paper/Becoming-a-Queen-in-Early-Modern-Europe-Kosior/e6c6974e91b520aa4a539ddd2853ae7bf7d80da6#citing-papers

Nowakowska, Natalia (2018) Remembering the Jagiellonians, disponible: https://books.google.com.mx/books?id=giBtDwAAQBAJ&lpg=PP1&pg=PP1#v=onepage&q&f=false

Widacka, Hanna (2007) "Perły królowej Barbary Radziwiłłówny", disponible: https://www.wilanow-palac.pl/perly_krolowej_barbary_radziwillowny.html


10 comentarios:

  1. Interesante reina! La vida de la reina de Dinamarca Carolina casada con el rey absoluto Cristian VII es ideal para un blog también! Ella tuvo dos hijos, uno con su marido y otro con el médico de su marido, el precursor en la Ilustración en Dinamarca Johann Friedrich Struensee. Es un relato de dos amantes idealistas que lo intentaron todo por la liberación del pueblo y cuyo amor fue un crimen para la monarquía, ya que el marido de la reina, rey por derecho de nacimiento padecía un trastorno de esquizofrenia. Esta joven reina murió con 23 años. Hay una película llamada "Un asunto real" te la recomiendo, protagonizada por Alicia Vikander.

    ResponderEliminar
  2. No había escuchado de ese rey, pero gracias por contarme sobre esa mujer. Investigare un poco mas sobre Carolina Matilde. Pobre mujer, que tuvo que pasar su vida con un trastornado, aunque sin duda alguna, sumisa no era. Saludos y gracias por pasar por mi blog :)

    ResponderEliminar
  3. De nada, siempre es un placer compartir. La historia de la reina Carolina es fascinante, llena de dolor, pasión prohibida y salpicada por el movimiento de la Ilustración de la que Cristian VII gracias a su reina y au Struensee fue precursor en un país en el que la monarquía pasaba por ser un recuerdo de la de Luis XIV en Francia, un regimen absolutista en la que el rey llevaba por bandera "yo soy el Estado". El uso como el alcantarillado, las vacunas para el pueblo llano, el acceso a la universidad para los jóvenes ya sea de cualquier clase social fue posible a partir del reinado de la reina Carolina y sus reformas. Me encantan tus blogs, sumamente, y bueno ya estoy cansada de firmar con anónimo. Bueno ahora con mi cuenta en google. Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Al parecer el rey Cristian era muy débil debido a su esquizofrenia. Pero a pesar de eso, trajo cosas buenas a su país con lo de la Ilustración. Pero que bueno que ya tengas una cuenta, así será más fácil porque cuando firman como anónimos es más difícil distinguir.

    ResponderEliminar
  5. Sí, tengo cuenta. Varios de los anónimos que tienes de años anteriores era yo (los que están a favor de Ana Bolena jaja porque me encanta este personaje). Sí, Christian era un rey muy débil e incluso llamaba a su esposa "madre" porque la veía dar el pecho a su hijo. Estoy buscando el libro en el que se basó la peli, cuando lo encuentre ya te digo el título.

    ResponderEliminar
  6. Con razón...porque si había otros que si mostraban aversión. Que raro jaja pero si ahora un esquizofrenico es una persona peligrosa (dependiendo del nivel de su enfermedad) ahora imaginate ponerlo al mando de un país.

    ResponderEliminar
  7. Sí muy cierto. Recuerdo por ejemplo a Calígula o a Nerón, hombres dotados de megalomanía, por lo menos este último queriendo construir "Neropolis" intentando hacer sombra a la misma ciudad que gobernanba. Y Calígula es otro ejemplo de como un hombre con claros problemas mentales estaba al frente de un imperio absoluto, como encarnación del Estado. Al igual que Christian VII. Blogs sobre estos personajes también serían interesantes, Elisabeth.

    ResponderEliminar
  8. ¿Qúe imagen is la de la última foto de Anna Dyma? De qué pelicula?

    ResponderEliminar
  9. La película se llama "Epitafio para Barbara Radziwill". No he podido encontrarla. Supe de ella por este video: http://www.youtube.com/watch?v=YacmPoSCrFs

    ResponderEliminar
  10. Ah muy bien, gracias. Yo acabo de dejarte el link de youtube para la peli de Adán y Eva que querías ver. Voy a ver si encuentro esta que me comentas. Hay que ver lo mucho que se aprende, por aquí con la experiencias de unas y de otras. Evangeline.

    ResponderEliminar